Buddy Guy, dueño de Chicago

Llegó a Chicago pidiendo monedas y en unos años logró que todos quieran tocar junto a él. Dueño de una técnica para tocar la guitarra y para cantar. Disponible también en Podcast.



En su Stratocaster tiene grabada la fecha que arribó a la ciudad de Chicago, 25 de Septiembre de 1957. Llegó y no tenía casa ni trabajo. Iba por toda la ciudad con la guitarra a cuestas, con solo 21 años. Se venía el invierno, y hacía 3 días que no comía. Lo único que quería era llamar a la madre para que le mande dinero, pero no tenía ni diez centavos. Le terminó pidiendo a un hombre que cruzó en la calle, pero le respondió que primero le toque un blues. Tocó pero con la condición que, además de los 10 centavos, le compre una hamburguesa. Tocó y el hombre lo subió a su coche y se lo llevó al Club 708, donde justamente estaba tocando Otis Rush. Le dijo a Otis si podía hacer subir a este pobre chico al escenario a tocar una canción. Dicen que tocó como alguien que hace 3 días que no come. Cuentan que alguien llamó a Muddy Waters y le hizo escuchar el tema por teléfono. Muddy se levantó de la cama y se fue al Club. Le dijo: Mi nombre es Muddy Waters y nunca te vas a olvidar de mí. Se lo llevó a su casa y le hizo una hamburguesa.



"Estuve tres días sin comer, y ahora mi mayor problema es elegir entre mi Lamboghini y mi Ferrari" dijo hace poco quien nació un 30 de Julio de 1936. Ese día nacía George Guy, más conocido como Buddy Guy, en el Estado de Lousiana, en Estados Unidos.

De muy joven tuvo que fabricarse sus propios instrumentos, porque no alcanzaba el dinero para comprarlos. Uno de los instrumentos que fabricó y más lo sedujo fue el Arco de Una Sola Cuerda: un tablero de madera, con una sola cuerda atado entre dos tornillos, y se toca generalmente con un cuello de botella haciendo una especie de slide.


Integró algunas bandas de blues en su pueblo natal, y en 1957 pudo comprarse un boleto para viajar a Chicago, donde estaba naciendo el Blues amplificado. La pasó muy mal un largo tiempo, hasta que dio con Muddy Waters y su vida cambió.

Muddy se levantó de la cama y se fue al Club. Le dijo: Mi nombre es Muddy Waters y nunca te vas a olvidar de mí. Se lo llevó a su casa y le hizo una hamburguesa.

Muddy lo vio en un duelo de guitarras que tenía con Otis Rush, e inmediatamente se lo llevó a su casa. A los pocos días se reunieron con Eli Toscano, el propietario de Cobra Records, para que conociera a Buddy Guy. EN 1958 ya estaba grabando tres sencillos para Artistic, un sello subsidiario de Cobra. Esos temas fueron “This Is The End” y “Try To Quit You Baby”, los cuales mostraban cierta influencia del sonido de B.B. King, y “You Sure Can’t Do”, un homenaje a Guitar Slim. Las tres canciones fueron producidas por Willie Dixon.


Al poco tiempo, cuando la discográfica Cobra cierra sus puertas, Buddy Guy pasó al sello Chess y grabó 2 simples: “First Time I Met The Blues” y “Broken Hearted Blues” Dos sencillos que ya mostraban ese estilo agudo de interpretar la guitarra y de cantar. Ya no existían dudas sobre su poder musical.


Entre 1960 y 1967 Buddy Guy trabajó como músico de sesión, poniendo su sonido a temas de Muddy Waters, Howlin’ Wolf, Little Walter. A la par, grabó algunos sencillos con la banda del armonicista Junior Wells. Su primer álbum como protagonista fue en 1968, llamado “A man and the blues”, ya no con Chess, sino con la discográfica Vanguard. Luego grabó dos discos más, pero lamentablemente no alcanzó los objetivos que tenía en vista el sello. Se juntó nuevamente con Junior Wells recorrió el mundo del blues en los primeros años de la década del 70, convirtiéndose en el dúo de mayor importancia dentro del blues contemporáneo.



Llegando a los años 80, la vida de Buddy fue muy extraña. Se retiró de las grabaciones, y abrió 2 bares: Cheker Board Lounge y Legends, en Chicago, donde tocaba casi todas las noches.

Si los años 50 fueron extraños y eléctricos, los 60 y 70 fueron lisa y llanamente locos: Buddy contó que solía comprar porro, para que Hendrix y Clapton se lo fumaran y quedaran desmayados, así él podía llevarse sus chicas a su cuarto. A fines de los 70 se refugió en el bar Checkerboard Lounge. Dos dólares la entrada, dólar cincuenta las bebidas. Tenía una guitarra detrás del mostrador y a los que se creían buenos, los desafiaba.


Buddy Guy regresó a la cima del blues gracias a la ayuda de su fiel seguidor, Stevie Ray Vaughan quien le consiguió un contrato con el sello Silverstone Records en 1991. Grabó “Damn Right, I´ve Got The Blues” con el cual ganó un Grammy, y comenzó a llenarse de conciertos nuevamente. En el disco se pueden apreciar los acompañamientos de Jeff Beck, Mark Knopfler y Eric Clapton, un soplo de aire fresco que le permitió seguir en el circuito blusero actuando en todo tipo de shows, hasta hoy en día.


Llegó a Chicago pidiendo monedas y en unos años logró que todos quieran tocar junto a él. Dueño de una técnica para tocar la guitarra y para cantar. Dueño de Chicago y desde su trono ubicado en el Legends, el club de blues más visitado de la Ciudad de los Vientos, gobierna a sus anchas, dándole la oportunidad a muchos artistas de tocar a su lado y de comenzar a proyectar su carrera.



Suscribite para novedades rockeras

Medios de Contacto

  • White YouTube Icon
  • White Instagram Icon
  • Blanco Icono de Spotify

Vestimos Rock - Crossroads Brand

© 2023 by ENERGY FLASH. Proudly created with Wix.com