Amplificando Guitarras

El origen del Blues de Chicago tiene raíces en la música del Delta. Un repaso por la historia de grandes bluseros y sus influencias. Te invitamos al Ático a leer un poco de blues. También disponible en Podcast.

Chicago Blues. Leonard Chess, Muddy Waters, Little Walter y Bo Diddley

Cuando hablamos del Blues de Chicago, lo que uno generalmente supone es que se trata de músicos nacidos en esta gran ciudad de Illinois. No es así: en la década del 30, como consecuencia de la Gran Depresión y el Racismo, gran parte de la comunidad negra del sur de Norteamérica, futuros grandes bluseros entre ellos, comenzaron en los años treinta una migración masiva a los grandes focos urbanos de Estados Unidos.

Chicago, ya era un importante foco industrial y comercial, y recibió esa oleada que llevaba en el equipaje la música de sus orígenes. En medio de los años cuarenta, ya concluida la Segunda Guerra mundial, una serie de clubes albergaron a muchos músicos, la mayoría proveniente del Delta del Mississippi. Aquí podemos abrir un gran paréntesis. Sí, ya habrá espacio para un gran podcast sobre el Blues del Delta. Pero en resumen, el Blues del Delta es la raíz más importante del Blues de Chicago. Un estilo musical que se originó principalmente en el Estado de Misisipi, con la guitarra y la armónica como instrumentos predominantes, para acompañar a letras pasionales y ritmos lentos. Mucho slide en la forma de tocar la guitarra por ejemplo.

Little Walter, Elmore James y Muddy Waters

Grandes y eternos artistas como Robert Johnson, a quienes muchos consideran el Rey del Blues del Delta y el Abuelo del Rock and Roll; Charlie Patton; Skip James; entre otros, como por ejemplo Elmore James y Muddy Waters, quienes nacieron musicalmente en Misisipi con su Blues del Delta, pero luego migraron a Chicago y son cómplices y parte de esa raíz musical de esta gran ciudad.



Durante los primeros momentos del origen del Chicago Blues este se inició con los músicos callejeros, que pronto irán tomando la aprobación de compañías discográficas para comenzar a desarrollar y continuar fomentando el crecimiento de este tipo de blues. Nos topamos por ejemplo con el famoso mercado al aire libre llamado “Maxwell Street”. Este era considerado como un punto de reunión de los seguidores de este género musical, lugar donde tocaban y se juntaban con otros músicos del blues, fortaleciendo de esta manera el estilo musical y aprendiendo de cada cultura distinta. Algo fundamental, la guitarra enchufada. Las guitarras amplificadas hacían que todo el que estuviese paseando por Maxwell Street oyera estos grandes bluseros.

El sello discográfico Chess Records fue uno de los que aglutinó a muchos de los más grandes bluseros en actividad. Muddy Waters fue el primer éxito de la compañía, con singles conocidos como Rollin Stone y Hoochie Coochie Man.

Cuando Muddy Waters llegó a la ciudad de Chicago, en 1943, procedente de Mississippi (había nacido en 1915, con el nombre de McKinley Morganfield), sólo sabía interpretar blues rural con su guitarra de madera. Fue justamente gracias a que Leonard Chess, propietario de Chess Records,que dio el paso monumental al blues eléctrico y entró en contacto con un sujeto de enormes proporciones (tanto artísticas como físicas), quien realizaba toda clase de labores dentro de la disquera, incluida la de barrer y trapear los pisos, aunque la más importante era la de componer casi todos los éxitos de los artistas contratados por la disquera. Hablamos del gran Willie Dixon.

Cuando Dixon escuchó la voz de Waters, supo que podría escribir para él un sinnúmero de grandes canciones. La más representativa de todas fue “Hoochie Coochie Man”, prácticamente un himno al sexo, la seducción, el sudor, el calor.

Cuenta el mito que una noche de 1952, Muddy Waters cantaba en un club de Chicago llamado “Zanzibar”. Durante un intermedio, se dirigió al baño y allí fue alcanzado por Willie Dixon. Dixon le comentó que tenía una nueva canción. Le mostró la letra y consiguieron una guitarra para que el otro la escuchara. Dicen que Muddy Waters quedó anonadado. No era un blues clásico. Se trataba de un tema repetitivo, casi minimalista, en el que la voz entraba cuando se producían los silencios, luego de cinco secos compases instrumentales. Waters se lo aprendió y regresó al escenario para interpretarlo.



Con el éxito de Muddy Waters, varios artistas fueron sumándose a la banda y a la discográfica. Little Walter es otro pionero del Blues de Chicago. Aquello que Muddy hizo con la guitarra, él lo hizo con su magnifica forma de tocar la armónica. Integrante de la banda de Waters, también grabó como solista, temas como por ejemplo Juke o My Babe.

Freddie King

Otro gran artista y culpable del éxito del Blues de Chicago, fue Freddie King. Nació en Texas y migró a Chicago de muy joven. Cuando tenía 16 años visitó clubes locales en donde escuchaba música blues ejecutada por Muddy Waters, TBoneWalker, Howlin Wolf, entre otros. Grabando éxitos como Have You Ever Loved A Woman, tema al que muchos consideran el mejor blues de la historia.


De a poco nos metimos de lleno en el Blues de Chicago. Muchos artistas más, como Elmore James, Howlin Wolf, Buddy Guy, T Bone Walker dieron luz a los escenarios de todo Norteamérica y varios de ellos salieron a recorrer el mundo. Un dato no menor es el toque que le dio el blanco europeo, para dar comienzo al Blues Británico en los 60. Si, también tendremos una gran nota en El Ático sobre esto. El blues continuó su evolución en Europa de la mano de Eric Clapton, John Mayall, entre otros.

Hubert Sumlin con Howlin Wolf

El único rival que tuvo Muddy Waters como rey de la escena llegó a la ciudad en 1952 con 42 años, habiendo revolucionado ya el blues con sus grabaciones en Memphis junto a Sam Phillips. Se trataba de Chester Arthur Burnett, mejor conocido como Howlin' Wolf, un gigante en todos los sentidos que había aprendido del mismísimo Charley Patton y que fue fichado por los hermanos Chess como una estrella. Desde su llegada hasta la aparición de los grupos ingleses que habían aprendido de ellos, el blues de Chicago vivió su época dorada, con Muddy y Wolf luchando por ser el mejor. Como en el caso de Waters solo basta echar un vistazo a los músicos que pasaron por su banda para calcular su tremenda importancia, nombres como los de Willie Johnson, Hubert Sumlin, Ike Turner, Jody Williams, Otis Spann, Willie Dixon, Jimmy Rogers o Buddy Guy.


Precisamente Buddy Guy, el actual rey de la ciudad, y posiblemente de todo el blues desde la desaparición del eterno B.B. King, lleva impresa en todas sus guitarras la fecha de su llegada a Chicago, el 25 de septiembre de 1957. No fue fácil hacerse un hueco pero tras un mítico duelo con Otis Rush fue acogido por el mismísimo Muddy Waters que se convirtió en una especie de figura paterna. Su estilo salvaje y agresivo no conectaba muy bien con los gustos de los hermanos Chess pero tras la aparición de Jimi Hendrix, se dieron cuenta de que se habían equivocado. Guy ha colaborado con todos los grandes pero el mejor equipo que formó fue junto al armonicista Junior Wells junto al que grabaría algunos de sus mejores discos. Llegó a la ciudad con poco más que una muda limpia y una Les Paul, ahora regenta su bar más prestigioso y tiene una Stratocaster Signature, el 25 de septiembre de 1957 debería ser una fecha recordada por todos los amantes del blues.



Suscribite para novedades rockeras

Medios de Contacto

  • White YouTube Icon
  • White Instagram Icon
  • Blanco Icono de Spotify

Vestimos Rock - Crossroads Brand

© 2023 by ENERGY FLASH. Proudly created with Wix.com